La Puerta en el Jardín (H. G. Wells)

Cuenta H. G. Wells que un amigo le comenta a otro: todos los días paso por la puerta de un jardín abandonado y todos los días presiento que tras esa puerta está el fin de mis angustias, mi felicidad; pero tengo miedo de traspasar la puerta y comprobar que no hay nada, más que maleza.Sigue leyendo “La Puerta en el Jardín (H. G. Wells)”

Del bien y del mal

   DEL BIEN Y DEL MAL. El final del verano era un continuo palpitar de sus aletas nasales. Olfato de cazador, mirada de nictálope. Las sombras y dudas que se cernían sobre el próximo otoño aceleraban su ansia. Su mirada se volvía inequívocamente nostálgica; camuflaje de depredador. Atrás quedaban los días agostados por la calinaSigue leyendo “Del bien y del mal”

Sobre Kant, lo bello y lo sublime 

   DE LO BELLO Y LO SUBLIME. Si Kant establece que lo bello reside en la naturaleza y lo sublime en los sentimientos. La belleza es un objeto inmutable un valor indiscutible, y lo sublime pertenece a la imaginación y por tanto depende de la razón. La razón, sostiene Kant, puede hacer sublime lo queSigue leyendo “Sobre Kant, lo bello y lo sublime “

La chica del bareto 

   Silvia siempre ocupaba la misma mesa del bar. Observaba la gente y no hablaba con nadie hasta que un desconocido se sentaba frente a ella. Entonces Silvia enhebraba un tema con otro y no paraba de hablar hasta que al amanecer se despertaba sola en su casa, los pantalones en los tobillos y unaSigue leyendo “La chica del bareto “

ÚLTIMA LUZ. Cuando Saúl salió al camino…

Cuando Saúl salió al camino y se internó por las veredas de los huertos de naranjos para alejarse de las farolas y la contaminación lumínica del pueblo, recordó que de niño iba ahí mismo a esperar la vuelta de su madre. Ella siempre regresaba durante esos breves minutos en los que el sol se habíaSigue leyendo “ÚLTIMA LUZ. Cuando Saúl salió al camino…”

Vidas imaginadas. El hombre que pesaba el alma

Cada mañana, el hombrecillo llega con su báscula de baño y se sienta cerca del monumento del Gateaway de Mumbai levantado por los ingleses para recibir a sus monarcas. La misma Puerta de la India por donde desfilaron las ultimas tropas británicas. Cada jornada, cientos de familias y parejas, acuden desde las aldeas  a  retratarseSigue leyendo “Vidas imaginadas. El hombre que pesaba el alma”